La innovación como diferencial de las organizaciones
La innovación como diferencial de las organizaciones
Hoy, ante los cambios rápidos y frenéticos del entorno, es más importante que nunca considerar la innovación como un lineamiento estratégico.

La innovación en las organizaciones llegó para quedarse. Es un hecho. Hoy, la mayoría de las empresas saben que tienen que innovar, aunque no tienen tan claro el por qué ni el cómo. La alta dirección de la organización es la primera que se tiene que preguntar qué es la innovación para ellos y por qué quieren innovar. Necesitan verla como la palanca de la transformación, la estrategia que va a acompañar a su organización en el logro de sus objetivos estratégicos, para ser más competitivos y más rentables. Si eso está claro, ya se empieza a trabajar la innovación desde otro lugar y se la empieza a planificar y a gestionar.

A pesar de que esto es cada vez más evidente, todavía hay empresas que lo plantean como una moda. Nada más alejado de la realidad: La innovación debe ser vista como un valor. Afortunadamente, ya hay organizaciones que lo ven así, y ven en la innovación un camino para lograr una propuesta de valor diferente o para lograr cosas que no han podido hacer hasta ahora.

La innovación es un lineamiento estratégico. Y hoy más que nunca es fundamental considerarla de esta manera porque, aunque el modelo mental de la gestión organizacional no ha cambiado mucho, sí lo ha hecho el entorno. Hoy es más VICA que nunca, muy volátil, incierto, complejo y ambiguo, con cambios permanentes, frenéticos y muy rápidos.

Ese modelo mental con el que todavía operamos, tan lógico, secuencial y predictivo, permitía planificar a largo plazo. Ahora, en cambio, debemos cuestionar esto, porque el cambio nos hará revisar nuestro plan permanentemente. Eso significa que tenemos que ser pilotos de tormenta, que tenemos que poder maniobrar y mover el timón con más facilidad, y eso tiene que ver también con la agilidad.

Nos encontramos en un contexto en el que, por primera vez en la historia, se fusionan el mundo físico, digital y biológico, y esto genera una serie de transformaciones, que no solamente tienen que ver con hacia dónde vamos o qué hacemos, sino quiénes somos. Somos comunidades que empiezan a interactuar de una manera que antes no existía, gracias a los dispositivos y tecnologías con los que contamos ahora, y eso cambia hábitos, posibilidades, miradas, y necesariamente modelos mentales.

Innovis nace para impulsar cultura de innovación en las organizaciones, porque ese es el diferencial que éstas deben ofrecer para ser más competitivas. Esto significa hacer algo que no están haciendo. Entonces aparece la capacidad de la organización de generar ideas convertidas en valor para todas las partes involucradas.

Es importante no cometer el error de ver la innovación separada del consumidor. Analizar el usuario, conocerlo, hacerle preguntas y observarlo es lo que nos da el input para trabajar en nuestro proceso de innovación, y es fundamental aprovechar esa información. Se trata de una escucha activa y una observación más sofisticada y detallada de los comportamientos del otro. Así obtendremos el dato de una necesidad incluso no manifiesta. Mientras más conocimiento tengamos del cliente y del entorno, mejor.

Ese es el primer ROI de la innovación: el conocimiento. Cuando decidimos medir nuestra cultura de innovación y a partir de ahí optimizar, eso es conocimiento. El segundo ROI indirecto será la imagen de marca y la atracción de talento. Las organizaciones innovadoras empoderan y entusiasman a la gente. Aquellos más curiosos se preguntarán qué hay de nuevo, qué se puede hacer distinto, qué pasaría si hacen las cosas de otra forma. Eso genera una

comunicación dentro de la organización, que trasciende sus límites, y la marca se posiciona de otra forma. Así, atraerá talentos experimentadores e innovadores, y se empieza a generar un círculo virtuoso, que va generando nuevas habilidades, predisposiciones y competencias. El dinero, la rentabilidad, el ROI directo, serán consecuencia de todo esto.